martes, 8 de marzo de 2011

Descubre las sorprendentes propiedades de la turba ÓG de Irlanda



Existen miles de enfermedades que se tratan con terapias utilizando la turba como base: reumatismo, problemas de movilidad, Neurodermatitis, eccema, inflamaciones venosas, etc.
La turba despertó su interés en el campo de la salud y belleza al descubrir cuerpos humanos enterrados en ella desde hace más de 2000 años. Éstos, a pesar del tiempo transcurrido, presentaban un estado sorprendente, no se habían descompuesto y tenían la piel tersa y sin arrugas. Por ello, a la turba se le atribuyen propiedades que contribuyen a combatir el envejecimiento y mejoran la salud. La turba tiene cualidades por las que retiene la hidratación de forma excelente lo que resulta en una piel con más elasticidad.
La turba ÓG de Irlanda tiene 9000 años, por lo que se trata de un producto muy especial.
Al aplicar la turba en la piel, ésta penetra parcialmente entre las células de la epidermis. Esto activa una reacción de intercambio de iones al producirse la unión con la albúmina en la piel. Los iones positivos del tejido de la piel se intercambian por los iones negativos rejuvenecedores que aporta la turba. Estas partículas son absorbidas por los vasos sanguíneos y transportadas a través del cuerpo mejorando la salud de la piel.
Sus beneficios rejuvenecedores se atribuyen a la abundancia de aceites esenciales, ácidos grasos y lípidos. Estos penetran en la piel restableciendo el equilibro natural del pH de la piel. Durante la aplicación de la turba, aumenta la circulación de la sangre en la piel y se aprecia un aumento del color (rojez) de la piel al retirar el producto (también es posible que se note un cosquilleo). Puede combinarse con cualquier otro tratamiento anti-envejecimiento o de belleza que hará aumentar la efectividad de éstos.
Los ingredientes activos orgánicos e inorgánicos dejan la piel desintoxicada, purificada y tonificada. Es un producto natural e hipoalergénico, poderoso, aunque suave con la piel. Sus propiedades anti-inflamatorias, astringentes, bactericidas y biológicas, la hacen un producto válido tanto para el tratamiento de una piel sana o con problemas. Se ha probado su efectividad tratando pieles con problemas de acné, eccema, psoriasis, quemaduras, cicatrices y celulitis.
Sus propiedades antifungididas y antibacterianas, explicaría que los cuerpos encontrados en ella no se hubieran descompuesto tal como se esperaría de un cuerpo de 2000 años! Hay algo especial en la turba, la combinación de varios factores que hacen que ciertamente la turba ÓG de Irlanda tenga unas características que la hacen remarcable.
En el campo de la belleza, la turba (producto 100 % natural) se aplica mayoritariamente para la limpieza de cutis, tratamientos contra la celulitis y la flaccidez y en problemas de acné. Su aplicación aumenta la temperatura corporal dilatando los poros, estimulando la absorción de los ingredientes en la epidermis. Es reconocido su efecto positivo en la salud de la piel.
En el caso de pieles con tendencia mixta/grasa, se elimina el exceso de grasa dejando la piel suave y libre de impurezas. También activa la circulación sanguínea, reduciendo posibles inflamaciones, hidratando y tonificando con intensidad. Todo tipo de piel se ve beneficiado con la aplicación de la mascarilla de turba ÓG.
Es conocido también el efecto relajante de la turba, por ello es ideal para reducir la tensión en aquellas partes del cuerpo contracturadas y para articulaciones o musculaturas inflamadas. No hay que olvidar su influencia en nuestro estado: su aplicación nos relaja y alivia las tensiones revitalizando el sistema circulatorio.
Si deseas obtener más información visita: Turba ÓG de Irlanda

Publicar un comentario